EL PURGATORIO

Una vez que hemos pasado someramente por los infiernos de la calle Mayor llega el momento del purgatorio. Para merecernos mejor suerte es necesario penitencia y en los negocios no hay otra penitencia que no sea adaptarse a los tiempos y competir.

Esta expiación de las culpas, por su complejidad, tal vez nos lleve a redactar varios artículos para, por lo menos, dejar apuntadas posibles soluciones ya que su desarrollo se escapa de nuestros medios.

Para aclararnos un poco vamos a identificar los agentes implicados en el comercio y las distintas actuaciones que cada uno tienen que ejecutar para intentar conseguir reactivar el comercio en el centro de Pozoblanco.

Tal y como comentábamos en el anterior artículo la competencia es de tal nivel que el comerciante, por sí sólo, no puede hacer frente a ella de manera efectiva. Es por ello que con urgencia debe de cerrarse la brecha establecida entre comerciantes y asociación (y eliminar el “cartelito” de <<Yo no pertenezco al centro comercial abierto>>). Es necesaria la creación de un Centro Comercial Abierto para poder adoptar las medidas necesarias para recuperar terreno con la competencia capitalina. Guerrear solos, en la inmensa mayoría de los casos nos llenará la lista de cierres de negocio. Ya explicaremos porqué hablamos de creación.

El segundo agente involucrado es el Ayuntamiento. Si hablamos de Centro Comercial Abierto, el consistorio se instituye en el “propietario” del local. Y como tal, es necesario que lo adapte a las especificaciones que un “edificio” de esta índole necesita. Y tal y como ellos exigen a la hora de expedir licencias a los comercios, deben de empezar con urgencias las obras y medidas de adaptación del local para que la actividad que se va a desarrollar en él sea óptima.

En tercer lugar hablaremos de los propietarios de los locales particulares de negocios. Los dueños ante el registro de la propiedad. Es necesario hacerles también partícipes porque ellos también juegan en esta partida a doble o nada. Su papel no puede ser recoger mensualmente el alquiler que cobran por los locales. Si los negocios de la calle mayor se cierran ellos están afectados de forma directa. Y deben de saber que en la actualidad el índice de rotación de los locales ha caído a cifras que no se conocían desde hace muchos años en esta calle.

Una vez identificados los actores pasamos a las medidas más urgentes a adoptar.

Voy a empezar por las que debe de emprender el ayuntamiento porque en algunos casos pueden ser las que supongan mayor coste en recursos o tiempo.

Si hablamos de Centro Comercial Abierto (y aquellos escépticos que no crean en él, si continúan leyendo les iré dando razones para darle una oportunidad), es necesario conseguir de manera fehaciente la peatonalización de la calle Mayor. ¿Conocen ustedes algún centro comercial donde se circule con vehículos por sus pasillos?. Si conocen o tienen curiosidad busquen información sobre “La Roca Village” o “Las Rozas Village”, por hablar de dos macro centros comerciales que están conformados como pueblos totalmente peatonales. Sus calles miden kilómetros y por ninguna de ellas pasa un solo vehículo.

Las Rozas Village

Para lograr dicha peatonalización es necesario sustituir inmediatamente el pavimento de la vía, eliminando el acerado y estableciendo un pequeño carril de acceso para aquellas cocheras  que están en los edificios. Dicho carril debe de estar perfectamente balizado y la entrada al mismo debe de estar controlada por pilones automatizados para evitar despistados y caraduras como hasta la fecha. Se sale y se entra en una sola dirección. No se recorre toda la calle con la escusa de tener cochera en la misma.

Al cerrar la calle al tráfico e impedir el paso de camiones, furgonetas, etc; hay que establecer unas bahías de carga y descarga para las mercancías. Ahí el ayuntamiento debería de localizarlas en algunas de las salidas próximas, siendo un buen lugar la plaza de la iglesia ya que al estar situada casi en la mitad de la calle el acceso a los negocios es bueno. La entrada y salida de esta plaza es directa desde Córdoba por la Avenida Madre  Carmen Sallés. (Sé que los repartidores se quejarán, ellos prefieren llegar con el camión a la puerta. Pero, alguien ha visto un camión en la sexta planta de un Corte Inglés…). Y con una carretilla y la necesidad de vender que tienen los proveedores no creo que sea mayor problema.

Tiene que instalar equipamiento en la calle. Ya hablaremos de este punto cuando tratemos la demanda. Son pequeñas inversiones con una gran rentabilidad de cara a atraer viandantes.

El convertir la calle Mayor en peatonal necesita que por parte de nuestros ediles en el poder se realice una segunda vuelta al plano circulatorio actual. Y por supuesto establecer con rigor la prohibición de la circulación por dicha calle. Aquí supongo que volverán a arreciar las críticas. Pero pensemos por un momento. Si Pozoblanco tuviera la suerte de disponer de una muralla como la de Avila… ¿Le abriríamos 40 boquetes para que los vehículos no bajen una calle paralela y suban por otra…?

¿Y si viviéramos en Londres o en Nueva York, nos cargaríamos el Hyde Park o el Central Park porque no estaríamos dispuestos a darles la vuelta?.

¿Usted cuando va a Córdoba pide que quiten Carrefour de sitio o le da la vuelta a la manzana?. ¿Ha pensado usted, desde que aparca su coche hasta que llega al sitio a comprar lo que ha andado?.

La peatonalización de la Calle Mayor es una necesidad para el comercio. Lo iremos demostrando en los siguientes artículos.

El Ayuntamiento se tiene que sentar con los comerciantes y los propietarios para estudiar aquellas medidas que aproximen los intereses de los tres agentes (impuestos, tasas, servicios, reglamentaciones, normas, etc). Este tema lo trataremos más adelante cuando veamos a los otros agentes implicados.

En el próximo capítulo abordaremos la actuación de la asociación de comerciantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *