Hacernos un Corte… cuasi de manga

El mes de septiembre en Pozoblanco es considerado siempre como una especie de limbo entre las vacaciones veraniegas y la vida normalizada en el mes de Octubre. Es proverbial la frase de “ya cuando pase la feria…” que se empieza a oír desde los primeros días del mes.

Sin embargo, este año, el asunto de la calle Mayor parece que nos va a dar tema de conversación para las barras de las casetas de feria.

Tras las últimas declaraciones aparecidas en los medios se barrunta que puede prosperar una moción para que se reabra al tráfico otra vez esta vía.

Lástima. Ya comenté antes que en esta olla de despropósitos, menos sentido común, se han echado todos los ingredientes para que el brebaje que resulte sea lo más explosivo posible.

Lástima que la falta de preparación de los gobernantes municipales les lleve a acometer proyectos a tontas y locas sin pararse a realizar la más mínima reflexión. Una decisión de ese calado debe de llevar sus estudios previos y, sobre todo, sus planes de ejecución integrales.

Lo primero que este ayuntamiento tenía que haber hecho es aprenderse que una cosa es un corte de tráfico, otra una calle peatonal y otra muy distinta un centro comercial abierto. No tienen necesariamente que coincidir las tres partes. Y este ayuntamiento lo que se ha empeñado es en intentar convencernos que son galgos cuando en realidad son podencos.

Lo único que nuestros gobernantes lumbreras han hecho con la calle Mayor es prohibir la circulación de vehículos en determinadas horas… y esto sin llevarlo efectivamente a cabo (como tantas otras ordenanzas municipales).

Un corte de tráfico. Así de simple. Como si la vía estuviera en obras, hubiese alguna manifestación (civil o religiosa) o algún fenómeno natural la hubiese bloqueado.

Ojo, no vale “Pablo Carrillo” como fenómeno natural. No se acepta por mucho que su grupo político intente colarlo como si fuera animal de compañía de su otrora socio Benito García.

Puede que las ansias de poner la dichosa plaquita, a la que tan aficionado es nuestro Pablo, le provocase una incontinencia legislativa que llevó a confundir el acto de cortar el tráfico con la peatonalización de una calle…

instituto

 Las dichosas placas… es curioso cómo nos recuerdan otros tiempos…

Mañana hablaremos de las calles peatonales…porque lo de la calle Mayor es un corte… quasi de manga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *