Imagination

Decíamos en nuestro último post que si pudiéramos soñar con una asociación de comerciantes de la calle Mayor con entidad propia, propondríamos algunas medidas a tomar encaminadas a dinamizar el comercio de esta zona de Pozoblanco.

Pues bien, hagamos este ejercicio mental. Imaginemos que se constituye una asociación con la fuerza suficiente para poder realizar acciones en nombre de los comerciantes de forma vinculante para con ellos.

Como dirigentes de un Centro Comercial Abierto, ya apuntamos algunas de las fuerzas de la competencia. Pero todavía no hemos hablado de nuestras ventajas competitivas. El centro del pueblo ofrece al vallesano una serie de servicios propios que no se encuentran en ninguna gran superficie de Córdoba: Está al lado del Conservatorio de Música, del Ayuntamiento, de la Delegación de Hacienda, de la Oficina de Hacienda Local. En él se localizan las sucursales de los principales bancos nacionales y todo ello se encuentran en un radio de menos de 500 metros.

Esto atrae, a lo largo de la mañana, a numerosos visitantes que vienen a realizar distintos trámites, asegurándonos una afluencia de público al centro (a excepción del Conservatorio que su repercusión está por la tarde).

Al igual que otros centros, disponemos también de bares, tiendas especializadas, restaurantes, y cine. Aquí tenemos una oferta totalmente desperdiciada que luego matizaremos.

Luego en un primer análisis, no es “manca” nuestra oferta para atraer al público a la puerta de nuestros establecimientos en distintos horarios. Por la mañana una clase de público y por la tarde otra.

Si analizáramos un poco el perfil de nuestros posibles compradores veríamos que la primera y la tercera edad deberían de ser nuestro primer objetivo. Son un sector de la población que prácticamente no puede viajar  “motu proprio” a Córdoba para comprar. Tanto nuestros mayores como nuestros niños son capaces de arrastrarnos a uno u otro lugar por sus preferencias. ¿La calle mayor es aliciente para ellos?… ¡NO!. Y aquí tenemos nuestro primer punto de actuación. Para los mayores es incómoda porque al no ser verdaderamente peatonal se dificulta su paseo. Y para los niños, al no estar efectivamente cortada al tráfico (¡ojo con las bicicletas que se están adueñando de ella!), los padres no pueden soltar a los niños a su alegre albedrío.

Si tuviéramos potestad, situaríamos en al menos dos tramos de la calle algunos elementos de mobiliario urbano para entretenimiento infantil: toboganes, castillos, etc. Y junto a ellos un sitio para que padres y abuelos se sienten con comodidad a contemplar los juegos de los pequeños. Les puedo asegurar que un porcentaje bastante elevado de gente se trasladaría por las tardes durante todo el invierno y por las mañanas de verano a esta calle con lo que el ratio de tránsito por la misma crecería exponencialmente. Alguno me dirá que no hay sitio… ¡Imagination! Que cantaban los Beatles. Les doy alguna idea: El acerado izquierdo del primer tramo bajando por la calle para situar algo como esto

Mini Castillo

 

y la pequeña “plazoleta” para acceder al risquillo para poner algo así

Castillo

Ya tendríamos a los niños entretenidos, a los abuelos (que son compradores natos) descansados y un lugar sin peligros del tráfico (con una verdadera peatonalización) y tiene usted a los padres con muchos menos impedimentos para realizar compras. Ahora en vez de decir: “¿Cuándo vamos al parque?, deja ya de ver escaparates” oiríamos la expresión: “vamos a la Calle Mayor, yo me quedo jugando y tú te vas de compras…”

Si la asociación de la que hablábamos aprovecha esto para planificar ofertas (por una compra superior a xx€ le invitamos a un café en el bar de enfrente, o una entrada para la sesión infantil de cine, o …Política de márketing que realizan las grandes superficies. Hemos atraído clientes. Con estas medidas los fidelizamos.

Porque el cine debería de tener una sesión infantil en horario de compras (5:30 Tarde). Sería bueno para los que explotan el cine y para el comercio. Por lo tanto deberían de hablar para colaborar.

¿Y la gente joven?. Pues yo, a bote pronto, instalaría wifi en la calle. En alguna de sus versiones: si compras en este establecimiento, o consumes, o … tendrás conexión wifi gratis.

Piénsenlo. La inversión (salvo la parte de la peatonalización) es escasa. Pero los resultados podrían ser interesante.

Por hoy ahí lo vamos a dejar. Hemos apuntado ideas. Lo hemos hecho en plan brainstorm. Sería bueno que alguien con poder le diese alguna vuelta, porque se puede profundizar mucho más pero, por ahora, no es nuestra función.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *