La Nit dels Vidres Trencats

Mucho se ha hablado estas fechas del día en el que el Condado de Aragón, que se llama Cataluña, celebra el día de su autonomía con una profusión de exaltaciones patrióticas.

Hasta aquí no tendría mayor importancia la noticia. El problema es que los Catalanes, y sobre todo sus dirigentes, han enfocado toda su política hacia la idea de la independencia.

Cuando uno visita Cataluña, y en los últimos años he frecuentado varios veranos estas tierras, uno se lleva la impresión de la intensa campaña de adoctrinamiento que se ha llevado a cabo en ella. Y se nota como en los últimos tiempos se ha ido radicalizando el mensaje. Oyendo hablar  a muchos catalanistas el asombro llega de inmediato cuando empiezan a desvariar hablando de España como una nación invasora, opresora y extranjera.

Se les ha ido imbuyendo en las cabezas estas doctrinas disparatadas de los ideólogos desde la infancia, de forma que han ido calando en sus pensamientos y ahora se lo creen a pies juntillas.

Un catalán adoctrinado considera que España no es un país que se ha hecho entre todos los españoles. Es como si ellos no hubieran participado nada más que como convidados de piedra, maniatados y amordazados. Sus gafas de visión manipulada no les permiten razonar para darse cuenta que, desde la democracia, han sido numerosas las veces en las que han compartido decisiones de gobierno al ser CIU partido bisagra necesario para dar mayorías necesarias a la hora de legislar.

El lavado de cerebro que han sufrido les impide analizar la historia desde otras visiones externas y comprobar que los catalanes, como los vascos, los gallegos, los aragoneses, etc… han participado por igual en todos los avatares que esta nación ha pasado a lo largo de su historia. De hecho, en la Guerra Civil, no se distinguieron por su férrea defensa de su supuesto país cuando las tropas franquistas llegaron al Ebro. Soy de la opinión que un país tan orgulloso, como el que ahora parece que representan, tenía que haber opuesto mucha más oposición.

Tampoco entiendo cómo no aprovecharon la invasión francesa de 1808 para establecer una identidad nacional propia (eso sí, sin tradición histórica, por mucho que ahora se la inventen), pactando con el francés y en contra del resto de los españoles que por aquel entonces se batían el cobre contra los imperialistas.

Y ahora que sus políticos locales los llevan hacia el abismo buscan el chivo expiatorio de España para que los catalanes miren hacia otro lado y ellos se lo puedan llevar calentito. Esto no es más que una excusa para culpar a otros de sus actos. Y para llevar a cabo estos planes a largo plazo no han dudado en recortar libertades en una tierra que se supone moderna.

Viéndolos actuar, rememoro algunas imágenes que se quedaron grabadas en mi retina en una visita que hice a Praga. Se ha generado un odio hacia lo español que busca el aislamiento social, el aislamiento local y la eliminación sistemática de todo aquello que recuerde que Cataluña sigue siendo España.

Kristallnacht-Image

Lo que uno se plantea es por qué no han esperado a la noche del 9 al 10 de noviembre para hacer una “Nit dels vidres trencats”[1] contra los españoles, en vez de celebrarlo el 11 de septiembre. Las paranoias ideológicas de Mas y compañía pueden degenerar, a largo plazo, en locuras fascistas. Porque no podemos olvidar que CIU es extrema derecha nacionalista. Y el pueblo catalán es cómplice al ser razón de su gobierno.

Por cierto, ¿qué pinta la izquierda defensora del obrero y luchadora por el mundo obrero sin fronteras en este viaje por este rio  Aqueronte del Independentismo?.



[1] La Kristallnacht (La Noche de los Cristales Rotos):  La noche entre el 9 y 10 de Noviembre de 1938 el Partido Nacional Socialista de Hitler comienza una serie de brutales atentados contra todo lo que tenga que ver con los judíos. (Fuente: http://www.elholocausto.net/parte02/0204.htm)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *