Rogando a Mercurio

Como no hay dos sin tres, toca ahora que hablemos sobre la calle Mayor de Pozoblanco como zona de comercio tradicional en la localidad.

Muchas vueltas se le está dando a la influencia que el corte de tráfico ha supuesto para este lugar desde el punto de vista de las ventas. Y hemos oído comentarios desde todos los puntos de vista. Muchos de ellos interesados en dañar al contrario antes que en profundizar en el asunto.

He oído a Pablo Carrillo hablando sobre este tema y he de reconocer que, cuando se refiere a que el comercio en Pozoblanco tiene que adaptarse a los nuevos tiempos, lleva razón. Los nuevos sistemas de comunicación, las grandes superficies e internet han supuesto una revolución en los últimos años como antes no se había conocido. Pozoblanco, que antes era el centro del Valle de los Pedroches y la referencia a la hora de las compras, ha perdido ese lugar preponderante. Ahora la competencia de Córdoba es mucho más fuerte.

La problemática de la calle Mayor consiste en confundir los términos. Un simple corte de tráfico no supone una calle peatonal y esta no supone un centro comercial abierto. Ya lo hemos repetido hasta la saciedad.

Explicar el corte de tráfico como una medida para dinamizar el comercio del centro de la localidad no se mantiene por sí solo. Y confundir una calle peatonal con un centro comercial abierto tampoco.

Para dinamizar el centro de Pozoblanco como lugar de compras hace falta que todos los protagonistas estén involucrados en el proyecto. Y al hablar de todos significa comerciantes, ayuntamiento, residentes, etc.

Un comerciante que pretenda permanecer impasible, con el modelo antiguo de comercio, está abocado a la desaparición.  Y sobre todo en aquellos sectores donde la competencia de las grandes superficies de Córdoba impone su ley (por ejemplo tiendas de deportes Vs Decathlon o la aparición de los modelos de venta basados en outlet  de marcas y los grandes almacenes a precios populares al estilo deZara, Primark, etc.).

carrito

Es necesario un análisis en profundidad que va más allá del simplismo de echarle la culpa al cierre de tráfico de la calle Mayor de la crisis del comercio en Pozoblanco.

Ahí es donde el Ayuntamiento no está sabiendo galvanizar las fuerzas necesarias para afrontar un problema que está carcomiendo la estructura comercial del pueblo. Tampoco es inteligente buscar la confrontación contra el mismo, por parte de los comerciantes. El barco hace aguas y lo más urgente es achicar y poner rumbo a tierra.

¿Hay solución para el Comercio de Pozoblanco…?. Pues para todos los comerciantes no. Hay que ser realistas a la hora de afrontar un problema. El comercio se tendrá que reajustar y sobre todo tendrá que modernizarse. Y esto dejará cadáveres por el camino. Es hora de sentarse con urgencia y tratar ya el problema.  Sin dilaciones ni distracciones.

¿Es el Ayuntamiento el asesino del comercio…? Pues no. En todo caso podrá llegar a ser cómplice por inacción u omisión pero no puede cargar con toda la culpa.

¿Hay que volver a abrir al tráfico la calle Mayor…?. Tajántemente NO.  Pero si hay que ponerse sin dilación a configurarla como una calle peatonal.

Porque de no hacer nada, tan sólo nos quedará hacerle rogativas a Mercurio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *